Multiblog

Creo que hoy en día es muy lícito preguntarse ¿para qué demonios sirve un blog?, o más concretamente ¿para qué sirven los 112.8 millones de blogs que registra a día de hoy Technorati? .

El libro de Orihuela, uno de los blogers pioneros de España

El libro de Orihuela, uno de los blogers pioneros de España

Lo cierto es que a comienzos de su popularización, allá por el año 2001, parecían consistir en un tipo de publicación personal, actualizada continuamente y con formato de diario. De ahí que se difundiera en español la bonita traducción de “bitácoras” (Orihuela, 2006, 35). Pero realmente los blogs de contenido personal han ido perdiendo interés y eficacia en favor de los blogs temáticos, dentro de los cuales podríamos incluir una interminable lista de géneros. Se trata de un signo más que apunta a la interactividad y la retroalimentación como desencadenantes primordiales de la transición tecnológica hacia el entorno digital. ¿Qué son entonces: foros, noticiarios, barómetros de la red, difusores de contenido, seleccionadores de pornografía, plataformas publicitarias, fuentes de Narciso, testimonios de viajes neo-bizantinos…? Detengámonos ya. Porque podríamos continuar hasta el fin de los días y a alguien se le ocurriría un nuevo uso para su blog dejando de nuevo obsoleta nuestra lista.
Definamos un blog por lo que es esencialmente: una herramienta muy accesible de publicación en la World Wide Web, y ya está (2006, 37). No es poco en absoluto. Al contrario, es muchísimo. Es tanto como el sueño por fin realizado de Tim Berners Lee cuando, allá por el año ochenta y cinco, diseñaba el lenguaje HTML con la intención declarada de mejorar el sistema de comunicación interno del CERN pero con la imaginación puesta en interrelacionar a todas las personas del planeta (Berners-Lee, 2000, 25). El HTML facilitó muchísimo la publicación de contenidos y vínculos en Internet, pero realmente no fue hasta la aparición de los blogs (cabría añadir los wikis y los gestores de contenidos inspirados en PHPnuke) con su facilidad inmediata de publicar sin tener ni las más básicas nociones de informática, que esta idílica conexión mundial a través de la Red no se convirtió en una pedestre realidad.
Jaime Alejandro es consciente del valor de esta situación y, como conocedor profundo de los programas y sistemas informáticos, no concibe el blog a partir de estereotipos prediseñados. Él va más allá, o menos allá, y simplemente se sirve de él como herramienta, utilizándolo como elemento accesorio de su hipermedia para profundizar en las temáticas que más le interesan y poder entrar en un contacto más directo con sus lectores. Aprovechando precisamente esa tradición intimista del weblog en sus inicios, Alejandro se dirige a sus lectores aquí en primera persona, creando una atmósfera de confianza y familiaridad. El estilo no es directo ni coloquial, pero denota un tono más relajado, más deambulante, que en sus escritos académicos. Aquí hay lugar para hablar de impresiones personales, de experiencias de lecturas, de aspectos concretos de la obra… y por supuesto para el diálogo con el lector a través de los comentarios.
Dos entradas abren la puerta al blog en general. La primera “El infierno de Amaury: escritura que expresa el interior”, sirve de introducción a todo el hipertexto a través del comentario de la novela. En la exploración natural de la obra, esta entrada del blog puede servir para facilitar el contacto inicial con el hipertexto, ya que explica detalles importantes de la estructura y génesis de la novela, a la vez que aclara su ubicación y funcionalidad en el interno de la obra. Los comentarios son generalmente reseñas bastante académicas de la novela. En algunos casos se trata evidentemente de trabajos realizados por estudiantes para alguna asignatura de la Javeriana, lo cual, como estudiantes, nos ha despertado gran interés por conocer el estilo y la manera de trabajar de nuestros colegas colombianos.
La siguiente entrada general es “Golpe de Gracia: hipermedia narrativo para la red” y “la narrativa digital”. Se trata de dos apartados de un mismo “post” que en mi opinión deberían aparecer en primer lugar al acceder al blog, ya que en ellos se explica detalladamente la estructura y funcionamiento de todo el hipertexto. Jaime Alejandro da cuenta de gran parte del proceso creativo de su obra y de las dificultades que le presentó el enfrentarse a un formato que todavía no está clausurado, acotado, ni prácticamente experimentado. En el apartado “narrativa digital”, el autor nos pone en contacto con la extensa teoría que hay vertida en el fenómeno del hipertexto. Especialmente a través de un ensayo ya clásico de la pionera de la teoría del hipertexto en lengua castellana Susana Pajares Tosca “Las posibilidades de la narrativa hipertextual” de 1997.
Los comentarios muestran en su totalidad el entusiasmo y la ilusión que genera adentrarse en esta novedosa obra, y en la pertinencia de ahondar en algún tipo de praxis como la que plantea Jaime Alejandro, para contrarrestar el exceso de teoría que circunda el medio.
El resto de las entradas del multiblog están hábilmente distribuidas temáticamente en cada mundo al que hacen referencia. Por ello, hemos preferido comentarlas en el momento en que analicemos cada uno de los Mundos en los que podemos dividir la obra.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: